Contra el euro

CONTRA EL EURO

 

(Historia de una ratonera)

Editorial Península

 

ÍNDICE

 

PRÓLOGO

 

1. ¿POR QUÉ ESTUVIMOS EN CONTRA DE LA CREACIÓN DE LA MONEDA ÚNICA?

 

2. NO ES EUROPEA, ANIQUILA LA DEMOCRACIA

 

3. NO ES EUROPEA, DESTRUYE EL ESTADO SOCIAL

 

4. NO ES UNIÓN, PROVOCA LA DIVERGENCIA

 

5. EN ESPAÑA, LA CRISIS SE LLAMA EURO

 

6. CULPABLES

 

7. EL COSTE DE PERMANECER EN EL EURO

 

8. CUADROS Y GRÁFICOS

 

 

PRÓLOGO

 

Este libro está escrito con rabia, con rabia y con tristeza, al considerar que el inmenso sufrimiento que se viene infligiendo a una gran mayoría de la sociedad española se podría haber evitado. La grave situación económica en que se halla en estos momentos el país era plenamente previsible. Solo la estulticia y el engreimiento de los que nos han gobernado desde hace más de veinte años, ya fueran de uno o de otro partido, y los intereses miopes de una clase empresarial y económica han podido, contra toda lógica, introducir a la economía española en una encerrona como la actual.

 

Aquellos que hayan tenido la paciencia de seguir mis artículos y libros a lo largo de los últimos veinticinco años no encontrarán en este libro muchas ideas nuevas, tan solo la confirmación de los peores augurios que durante todo este tiempo he venido señalando acerca de adónde nos conduciría el proyecto europeo tal como se iba diseñando, y más concretamente la constitución de la Unión Monetaria. Se han cumplido, por desgracia, los pronósticos más negativos. De ahí la rabia, porque el resultado se sabía de antemano; y cierta amargura, la que provoca siempre el papel de Casandra.

 

En las páginas de este libro se reproducen a propósito con frecuencia textos escritos hace muchos años. El objetivo de dejar claro que la situación económica que estamos atravesando no ha caído del cielo, que era perfectamente predecible y que, por lo tanto, tiene culpables definidos ha primado sobre el falso pudor de temer que alguien considere pedantería tanta autocita. Con la transcripción de estos textos en ningún caso pretendo anotarme mérito alguno, ya que ninguno tiene el que afirma lo obvio, sino predicar demérito de aquellos que por soberbia o por intereses cerraron los ojos a la realidad.

 

Este libro está escrito con rabia, con rabia y con coraje; con el coraje propio del que contempla cómo los culpables de tantos desatinos continúan ocupando puestos privilegiados en la sociedad, gozando de altavoces públicos en los que verter sus disparatadas ideas y de cátedras desde las que siguen impartiendo lecciones. Está escrito también con la consternación de quien ve que, a pesar de todo lo que ha ocurrido y de encontrarnos al borde del abismo, el discurso oficial no se modifica y no se quiere reconocer el origen del mal.

 

Quizá por eso hay ideas que se repiten de forma machacona a lo largo del libro, hasta el punto de que a algún lector le pueda resultar monótono y cargante, pero cuando se es testigo de qué modo se cierran los ojos a lo evidente, es imperiosa la necesidad de gritar lo evidente una y otra vez. Por otra parte, el discurso oficial se basa en esa conocida frase de Lewis Carroll en La caza del Snark: “Lo que yo diga tres veces es verdad”. Las argumentaciones y los razonamientos son sustituidos por la repetición sistemática de eslóganes y de consignas en los medios de comunicación, de manera que en el imaginario popular aparezcan como la única verdad. Abrir brecha en esa especie de coraza cognitiva, en ese credo popular tan arteramente construido, precisa redondear los argumentos sin dejar ningún cabo suelto, aun a riesgo de resultar premioso y reiterativo.

 

Es un libro escrito con indignación y con el desánimo del que advierte cómo desde los poderes políticos, económicos y mediáticos se continúa engañando a los ciudadanos situando la causa de la crisis donde no es para justificar la aprobación de las medidas más reaccionarias. Está escrito con la angustia del que constata cómo el Estado social se va diluyendo para dejar paso al Estado liberal del sálvese quien pueda y cómo la democracia encajonada entre los mercados y las instituciones europeas deviene un juego vacío de todo contenido.

 

Es un libro escrito con desesperanza, fruto de ser consciente de que nos han introducido por una senda sin salida, y en la que solo resulta posible la marcha atrás, pero con enorme dolor y múltiples sacrificios.

 

La Unión Europea y Monetaria se ha configurado como la avanzadilla del capitalismo global, constituye el ámbito en el que se han hecho realidad de la manera más plena los principios de la globalización: mercados globales, tanto de mercancías como de capitales, moneda única y poder político fraccionado; es por eso por lo que también en ella están surgiendo todas las contradicciones de ese sistema económico, ya fracasado en el siglo pasado. Siempre me he preguntado por dónde rompería eso que llamamos globalización, que no es más que la vuelta al capitalismo salvaje del siglo XIX. Entonces, la ruptura se produjo mediante dos guerras mundiales y una terrible depresión económica. Tal vez no sea demasiado arriesgado afirmar que existen bastantes probabilidades de que hoy el conflicto se inicie en Europa con la disgregación anárquica de la Eurozona, con lo que el caos se transmitirá con toda seguridad a la economía internacional. A partir de ahí es posible que dé comienzo una etapa nueva.